Hacer feliz a una mujer es fácil, sólo se necesita ser:

-Amigo
-Compañero
-Hermano
-Maestro
-Educador
-Cocinero
-Mecánico
-Plomero
-Decorador de interiores
-Estilista
-Electricista
-Sexólogo
-Gineco – obstetra
-Psiquiatra
-Terapeuta
-Audaz
-Simpático
-Atlético
-Cariñoso
-Atento
-Caballeroso
-Inteligente
-Imaginativo
-Creativo
-Dulce
-Fuerte
-Comprensivo
-Tolerante
-Prudente
-Ambicioso
-Capaz
-Valiente
-Decidido
-Confiable
-Respetuoso
-Apasionado
-Y sobre todo… ¡Muy solvente!

De la misma forma, hay que poner atención en:

No ser celoso, pero tampoco desinteresado.
Llevarse bien con su familia, pero no dedicarles más tiempo que a ella.
Darle su espacio, pero mostrarse preocupado por dónde estuvo.

Y muy importante es:

No olvidar las fechas de cumpleaños, aniversario de novios, de boda, graduación, santo, menstruación, fecha del primer beso, cumpleaños de la tía y del hermano o hermana más querida, cumpleaños de los abuelos, de la mejor amiga.

Desgraciadamente, el cumplir al pie de la letra estas instrucciones no garantiza al 100% la felicidad de ella, porque podría sentirse inmersa en una vida de sofocante perfección y fugarse con el primer desgraciado vividor que encuentre.

Dios dijo: ¡Amadlas! PERO NUNCA DIJO QUE HABÍA QUE ENTENDERLAS (Que hijo de puta).

¡Toma perra!

¡Toma perra!